Blog

Publicado por Colegio Amado Nervo 11 Oct 2016

10 tips para ser mejor padre o mejor madre feliz

 

Padres  hay de muchos tipos y estilos:  los hay unos con más compromiso más comprometidos de otros en el proceso educativo de sus hijos. En la forma encontraremos unos más cariñosos en la forma, otros muestran su cariño de manera más seca, algunos muy sonrientes, otros más serios, algunos más pacientes que los otros, unos serios, otros bromistas, algunos primerizos, otros con más experiencia, sin embargo, y, sin importar el estilo y la forma de ser lo que si tienen la gran mayoría es el deseo de educar a sus hijos. 

El objetivo general y común de casi todos los padres, es  tener hijos exitosos y felices con los que puedas disfrutar de momentos increíbles. Por esto nos damos  a la tarea compartir con ustedes  algunos consejos para ustedes padres, cuya prioridad es esforzarse para criar y educar a sus hijos en la búsqueda de su realización y crecimiento armónico.


Mira siempre hacia adelante:

No tienes porque educar a tus hijos de la misma forma en la que tú fuiste educado, a menos de que la consideres la correcta y adecuada a los tiempos y circunstancias en las que están tus hijos.  Sin embargo, vale la pena mirar  hacia atrás,  para identificar las cosas que te hacían sentir bien o mal, cuáles fueron los momentos en los que tu papá o mamá fueron para ti los mejores del mundo, identifica cuando o que  te hacía sentirte triste, humillado o infeliz; o por el contrario, aquellos que te dieron seguridad, que te formaron, que te ayudaron a encontrar un sentido en tu vida. Esto te ayudará a aprender de los errores  que se pudieron cometer en el pasado y tratar de no cometerlo en el caso que sean fallas o ver cómo puedes ayudar  superar esos sentimientos.

El camino más fácil para todo padre es copiar el estilo de enseñanza que recibió, sin embargo esto no es lo mejor en la mayoría de los casos, lo ideal es tomar lo bueno y cambiar lo malo. Entiende que lo que paso ya quedó atrás, no porque tú la pasaste mal quieras que en tú hijo todo sea maravilloso, más bien comienza a marcarte objetivos de que quieres para tus hijos, marca tu propio y nuevo nuevo camino para ti y para tus hijos mirando siempre hacia adelante y lo mejor para su futuro

No hay fórmula mágica y los consejos son sólo eso, consejos:

La gente siempre tendrá mil y un consejos y recomendaciones para ti, pero las situaciones difícilmente van a ser idénticas, y, aunque seguirlos siempre es una opción, decide lo que tu crear correcto y aprende de la situación, recuerda que cada hijo es una persona irrepetible, con características propias.  No tengas miedo a equivocarte, y lo hagas o no, se fiel a tus principios y a tus sentimientos, en el peor de los casos reconocerás tu error y será trabajo tuyo aprender de él y enmendarlo.

Valora el tiempo con ellos y no lo conviertas en una carga:

Los primeros años de la vida de un hijo  se viven una vez y cuando menos te das cuenta ese tiempo ya paso, así que aprende a disfrutar cada momento, las demás cosas siempre podrán esperar. Es un hecho que tendrás algunos deberes, sin embargo trata de que el tiempo que pases con tus hijos lo disfrutes al máximo y lo aproveches.  Recuerda que la calidad del tiempo se logra dando cantidad.

Ponte en el lugar de tu hijo:

Siempre trata de entender a tu hijo, intenta ver las cosas como él las ve e intenta entender lo que siente. Esto te ayudará a saber porque llora, porque ríe, porque hizo algo bien o porque lo hizo mal, recuerda que es más importante el por qué de una acción a la acción misma, debes tener perspectiva de los hechos, así podrás actuar de mejor manera en cada situación.

Demuestra que tú eres el adulto:

Esto no quiere decir que tienes que demostrar tu autoridad en todo momento, ni "enseñar quien manda", más bien tiene que ver con la madurez al resolver un conflicto. En una relación entre padres e hijos son muchos los momentos en que se crean discusiones, y, en varias ocasiones los niños pueden estallar ya sea en llanto, en rabia, o de maneras violentas.

Nosotros somos los adultos y en relación a esto tenemos más capacidad de comprender, comunicarnos y más experiencia. Haz uso de ella y trata de buscar una solución adecuada sin reaccionar de la misma manera que ellos. Si te pones al nivel de los niños acabarás por actuar de igual modo con rabia, de manera violenta o imponiendo tu autoridad sin aportar nada al aprendizaje de tus hijos.

De tu reacción ante los problemas, de la tranquilidad  y madures con la que los enfrentas, dependerá la forma como tus hijos los resolverán y los enfrentarán

No quieras ser el protagonista:

No importa si eres el padre o la madre el hijo siempre va a elegir a un cuidador único con quien tendrá mayor empatía de inicio. No trates de competir por su atención o su cariño, simplemente deja las cosas fluir. Si entiendes que tu posición al principio está a segundo plano, podrás eventualmente acercarte a tu bebé y te hará el caso que te mereces.

Cuánto más tiempo, mejor:

Para aprovechar la infancia de tus hijos debes pasar el mayor tiempo que puedas con ellos, para esto haz de tus experiencias cotidianas, momentos agradables con tu hijo. Cuando vayas al súper, a la peluquería, al sastre o a realizar cualquier tipo de tarea, hazla con él y aprovéchala para disfrutar de ese momento, será más divertido para ti y para él.

Aprende de ellos:

Muchos creemos que los hijos siempre tendrán que aprender de los padres y este es uno de los principales errores que se cometen. Los niños tienen muchísimo que enseñarnos porque los padres somos como niños grandes que han olvidado muchas cosas.

Los niños suelen ser todo sentimiento, no les pesa decir siempre la verdad, son inocentes y representan la integridad y esencia del ser humano. Cada vez que nace un hijo, los padres tienen la oportunidad de reconectarse con todo eso que con el tiempo han ido perdiendo y que les hará mucho bien.

Busca alternativas a los golpes y a los castigos:

El dialogo y la reflexión son herramientas muy poderosas que pueden evitar golpes y castigos y al mismo tiempo darán lecciones mucho más efectivas e importantes. El dialogo debe ir encaminado a desarrollar la capacidad del pensamiento, a sacar conclusiones de porque está bien o mal un hecho, mostrar consecuencias de sus actos, a ponerse en el lugar de otras personas y entender porque hicieron bien o mal. Es mucho mejor entender el impacto de una acción a únicamente tener que aprender a vivir castigado o a recibir uno que otro golpe.

Si le pegas o castigas a un niño generará cierto enojo hacia a ti y esto hará que no quiera jugar más contigo, claro a ti tampoco te gustaría que te pegaran. En cambio si les enseñas una lección, o le explicas donde está mal, lo agradecerán y el enojo no será contigo.

Hay que convertirse  en ejemplo:

Para tu hijo siempre serás la figura de héroe y si lo unes a que los niños aprenden la mayoría de las cosas por observación e imitación, podrás entender que lo que vean en ti lo tomarán como su forma de actuar. 

"Educar es todo aquello que hacemos cuando no estamos educando" Esta frase representa justo eso y es muy importante que tratemos de dar un buen ejemplo a nuestros hijos, desde nuestra forma de hablar, nuestra forma de tomar decisiones, nuestra forma de resolver conflictos y en la forma en la que actuamos bajo presión.

 


Tener un hijo es una gran responsabilidad pero al mismo tiempo es una gran alegría, recuerda aprender de ellos todo lo que puedas, compartir la mayoría de los momentos y que la felicidad está en ustedes y no en nadie más. Conviértete en el ejemplo y disfruta cada momento de la niñez de tus hijos, sin arrepentimientos y mirando siempre hacia adelante.


Nuevo llamado a la acción 

COLEGIO AMADO NERVO

Nuestro modelo educativo está centrado en el alumno y su aprendizaje, mediante el conocimiento, las habilidades y los valores.

¡SÍGUENOS!