Blog

Publicado por Colegio Amado Nervo 11 Aug 2017

Cómo evitar que mi hijo falte a clases

Varios estudios han confirmado que los alumnos cuya asistencia a clases es perfecta o muy alta, terminan con mejores evaluaciones y un mejor desempeño que los estudiantes que faltan con regularidad.


 

La asistencia constante a las aulas, además de ser un requisito indispensable para cursar sus materias, beneficia a tus hijos en diversos ámbitos como lo son la optimización de sus procesos cognitivos, les ayuda a aprender a ser constantes, a asumir compromisos con firmeza, a tener claras sus prioridades, a dominar los conocimientos necesarios con mayor rapidez y profundidad, entre muchos otros.

¿Cómo evitar que mi hijo falte a clasesComo padre, debes enseñarles a tus hijos que asistir al colegio es su prioridad ya que ello será parte fundamental de su éxito, tanto académico, personal y en un futuro, profesional.

 

Saber cuándo es necesario faltar

Hay ocasiones en que las inasistencias de nuestros hijos están justificadas, son válidas y hasta recomendables por diversas razones: estas son las inasistencias por causas de salud. Si tu hijo se siente mal, y como padre consideras que asistir afectará su rendimiento ese día, es mejor dejarlos quedarse en casa para que descansen, si es necesario, que visiten a un médico, así su recuperación será más rápida y cuando vuelvan a las aulas podrán hacerlo con mayor ánimo para realizar sus tareas. 

Identificar razones

Si tu hijo no quiere asistir a clases por una razón que no sea de salud, lo más importante es conversar con ellos para identificar tal motivo. Evitar el absentismo escolar es muy complicado y hay dos razones principales para que un alumno tenga actitud negativa de asistir a clases, la primera implica un profundo desinterés por el estudio; la segunda, porque algún compañero influye en tal decisión (ya sea porque quizá tal compañero intimida a nuestro hijo o porque lo influya para perder interés en asistir). Reconoce la importancia de la comunidad escolar.

Encontrar soluciones

Después de haber identificado los motivos, es momento de reflexionar cómo solucionar el problema. Si las ausencias se deben a la falta de interés de nuestro hijo en el ámbito académico, debemos de fomentar esa tendencia desde casa, quizá mediante material interactivo que despierte su curiosidad, explicándole la importancia de aprender y lo que ello significará para su futuro.

Si el motivo es el segundo, conversar con nuestro hijo es el primer paso, necesita saberse apoyado y comprendido, para que entienda que no está solo y que todo tiene una solución. Ayúdalo a conversar con el compañero que lo molesta o le obliga a faltar, habla con los padres del niño, con los profesores o con las autoridades académicas de ser necesario. Lo anterior evitará que el problema escale a niveles mayores, de aquí viene la importancia tener una buena relación entre maestros y alumnos.

Qué podemos hacer como padres

Lo principal que debemos de entender es que, como padres, lo que nos toca es educar a nuestros hijos para que sean personas libres, sin embargo, debemos enseñarles a ser responsables de esa libertad y a asumir compromisos por sí mismos. Debes hacerle entender a tu hijo que él es el dueño de sus decisiones, que interiorice ese sentido del deber y del buen juicio; pero sobre todo, entender que confías en él y que faltar a clases es una razón para romper ese sentimiento de confianza. Toma en cuenta que hay personas que influyen en el desarrollo de los niños.

Conversar con nuestros hijos sobre los temas que les preocupan, son una excelente oportunidad para fomentar en ellos la inclinación al buen uso de su libertad, compromiso y responsabilidad. Trata de no adoptar una actitud de vigilancia, ya que podemos hacer que nuestro hijo pierda la confianza en nosotros y perdamos la puerta de la conversación. Si como padre notas signos de violencia o agresividad, angustia o tristeza, será quizá necesario pedir el consejo de un profesional.

 


Faltar a clases tanto esporádica como regularmente, es un problema real que como padres debemos enfrentar. Para evitarlo, siempre motiva el éxito de tu hijo aun cuando no sea por la vía académica (a través del arte, el deporte o alguna otra actividad cultural). Siempre debes estar al pendiente de los asuntos escolares y mostrar interés, también puedes involucrarte en las actividades del colegio y así tener presencia y buenas relaciones con el personal académico. Hay muchas formas de evitar que nuestro hijo falte a clases, y según el caso, las soluciones serán distintas. Mantener una buena comunicación con ellos es lo más importante.

Nuevo llamado a la acción

COLEGIO AMADO NERVO

Nuestro modelo educativo está centrado en el alumno y su aprendizaje, mediante el conocimiento, las habilidades y los valores.

¡SÍGUENOS!