Blog Amado Nervo

¿Cómo saber cuánto exigirle a mi hijo?

Posted by Colegio Amado Nervo 24 Aug 2017

Amado-Nervo_Blog_Como-saber-cuanto-exigirle-a-mi-hijo.png

No hay una guía exacta o un manual de instrucciones que nos enseñe a los padres cómo educar a nuestros hijos, y es muy complicado saber cuándo tenemos que ser tolerantes y cuando debemos empezar a ser exigentes o imponer límites. Todos queremos lo mejor para nuestros hijos, pero ¿hasta dónde resulta bueno y positivo para que hagan mejor sus actividades? y ¿cómo saber cuánto exigirle a mi hijo sin llegar a dar resultados negativos?


 

Educar no es una tarea sencilla, pues tanto hacerlo de menos, como de más, tiene consecuencias en el desarrollo de nuestros hijos: desear que sean perfectos es peligroso, pero hacerles entender que pueden serlo es lo realmente importante. Shakespeare insinuaba lo anterior con estas palabras: “procurando lo mejor estropeamos a menudo lo que está bien.”

 

Capacidades y logros

Antes de exigir demasiado a nuestros hijos, lo más importante es que evaluemos sus capacidades actuales, es decir, saber qué son capaces de hacer al día de hoy, para que sobre ellas puedan mejorar, y no sobre capacidades que aún no adquieren. Esto no quiere decir que nunca desarrollarán ciertas habilidades, sino que deben de crecer a su propio ritmo, de ese modo, comprenderán su proceso de aprendizaje y desarrollarán sus propias metodologías de crecimiento.

Un punto a destacar es que siempre hay que festejar primero los logros de nuestros hijos, hacerles saber lo orgullosos que nos sentimos y así ellos continuarán su cadena de éxitos por sí mismos. Recalquemos que la exigencia no debe venir de nosotros, sino de ellos mismos y de sus ganas de superarse. Es importante que también tomes en cuenta los distintos tipos de inteligencias en los niños, al saber esto, podrás dirigir mejor su educación.

Marcar metas elevadas

Probablemente tendrás algunos problemas al marcar metas demasiado elevadas para tus hijos, pero también puedes hacerles sentir que les es posible llegar muy lejos. Debes de darles la idea que tienen la capacidad para lograr todo lo que se propongan, y que si algo les sale mal, lo único que deben hacer es corregir sus fallas y seguir adelante: nadie alcanza la perfección sin traer consigo una colección enorme de errores.

Quizá te interese leer sobre cómo ganarse el respeto de tus hijos mediante la disciplina.

Frustración y comprensión

Una forma de saber si estamos exigiendo demasiado a nuestros hijos es al detectar cierto grado de frustración en ellos: si están intentando y se están esforzando por algo y simplemente por alguna razón no lo logran, es momento de que, como padres, les hagamos saber que comprendemos por lo que están pasando y que los ayudaremos a lograr lo que trataban de hacer. Es importante que la exigencia venga de ellos mismos, pero que siempre sepan que tú estás ahí para cualquier cosa que requieran, ya sea práctica o meramente moral.

 


 Como padres, lo más importante es comprender que la perfección siempre debe de ser medida individualmente, es decir, medir los logros de nuestros hijos siempre en relación con sus éxitos anteriores y no en relación a los de sus compañeros. La perfección siempre es en relación a uno mismo. Es por ello que debes exigirle a tu hijo que mejore considerando sus errores, que supere sus propias limitaciones y que crezca a su propio ritmo.

Debemos de comprender que la perfección última es solamente un bello ideal, y que lo que importa es que nuestros hijos siempre busquen su propio enriquecimiento y siempre entiendan que, con esfuerzo, pueden alcanzar lo que se propongan. Considera descargar nuestra guía para padres sobre todo lo que tienes que saber para seguir educando a tus hijos después de la escuela.

Nuevo llamado a la acción

COLEGIO AMADO NERVO

Nuestro modelo educativo está centrado en el alumno y su aprendizaje, mediante el conocimiento, las habilidades y los valores.

¡SÍGUENOS!