Día a Día

8 pasos para encontrar el equilibrio entre ser madre y trabajar

Posted by Colegio Amado Nervo 04 Dec 2017

Amado-Nervo_Blog_8-pasos-para-encontrar-el-equilibrio-entre-ser-madre-y-trabajar.png


Ser madres es una tarea complicada, si a eso le sumamos una carga laboral de ocho horas o más, nuestras responsabilidades y obligaciones aumentan. Aunque no existe una fórmula para salir airosas de ambas actividades podemos tomar algunos consejos que nos impulsen a ser mejores y a no rendirnos.

Te dejamos ocho consejos que si bien, no te resolverán la vida, podrán guiarte para ser una mejor madre y empleada.

1. Busca la comprensión de ambas partes

Trabajar y ser mamá es una obra casi titánica. Tener un trabajo que entienda que otras personitas dependen de ti y por lo tanto, no siempre podrás trabajar horas extras facilitará ambas tareas. Aunado a eso, habla con tus hijos y hazles entender que aunque los amas demasiado no puedes estar todo el día a su lado.

2. Crea alianza con los maestros

Habla con los maestros de tus hijos y pídeles ayuda, ellos podrán hablarte de las mejores habilidades o prevenirte sobre las malas actitudes en tus niños y cómo combatirlas, de aquí el porqué es importante reunirte con el prfesor. A la par, asegurate de escoger un colegio o escuela que ofrezca actividades extracurriculares donde los cuiden por las tardes, aprendan y se diviertan por más tiempo. No confíes la educación de tus hijos a cualquiera. Las horas que tú no pasas con ellos deberán de ser bien aprovechadas.

3. Trabaja cuando otros duermen

Suena injusto y tal vez lo sea pero a la larga será muy gratificante. ¡Basta de poner a tus hijos como excusa para no ser mejor que tus compañeros solteros! El día tiene 24 horas y puedes usarlas efectivamente. Tampoco hay razón para empeñarse en limpiar la casa o planchar la ropa cuando los niños necesitan tu ayuda para hacer la tarea. Una vez que ellos se duerman podemos retomar los pendientes laborales o preparar la comida para el día siguiente.

4. Sé más efectiva

Que tus jornadas de oficina sean lo más efectivas posible. Olvidarte de pasar las primeras horas platicando con tus compañeros o leyendo el periódico, avanza y adelanta lo más posible e intenta no dejar nada para otro día. Una vez que cruces la puerta de la empresa, deja allí todos tus preocupaciones laborales y enfócate en tu familia, recuerda que la concentración está ligada a la productividad.

5. Toma notas y haz uso de las herramientas tecnológicas

Cuando una persona está estresada tiende a olvidar cosas. Apoyate de aplicaciones como el calendario de Google donde podrás agendar todos tus pendientes y poner alertas antes de cada junta en el colegio o reuniones laborales.

Los niños se entristecen mucho cuando no miran a su mamá sentada en primera fila en su festival de invierno, por otra parte, cualquier descuido podría hacerte perder tu empleo.

6. Haz equipo con tu pareja

Si eres una mujer que vive con su pareja, pidele ayuda. No tienes porque intentar ser la mujer maravilla y cargar el mundo bajo tus hombros. Tu pareja está ahí para aligerar tu carga y hacerte la vida más sencilla. ¡No te olvides que él es tan importante como tus hijos y que también requiere de tu atención, cuidados y sobretodo amor!

7. Comparte tiempo de calidad

Si no podemos ser profesionistas, ni madres de tiempo completo, al menos podemos designar una hora para realizar certificaciones en línea o jugar con nuestros retoños. No tiene que ser algo fuera de lo común, basta con cenar todos los días en familia y llevarlos de paseo los fines de semana, el primer paso es que conozcas todo lo que ´tiempo de calidad´ implica. Que todos vean cuánto te esfuerzas.

8. No te olvides de ti

Aunque tu propio nombre no figure en tu lista de prioridades, haz un espacio para ir al doctor y pintarte el cabello, arregla las uñas en el transporte público o en cada alto. Date la importancia que mereces. Sin una buena salud nada podemos hacer.

 


Es claro que empatar el papel de madre y profesionista, es un reto para todas. Pero como hemos visto podemos mantener un control sobre cada aspecto de las dos partes, si logramos organizarnos y dar prioridades a cada actividad. Recuerda que un modelo de horario extendido, permite hacer coincidir los horarios de trabajo con el del colegio de tu hijo.

Nuevo llamado a la acción